viernes, 19 de noviembre de 2010

Imágenes llovidas

-


Aquellas fotos se fueron con la inundación. El siglo XIX fue llovido, río abajo. Los muertos sufrieron lo que sería la muerte segunda: la muerte de la imagen. Por eso me ha sorprendido este retrato. Ellos no estaban aquí en 1894 ni en 1906. Tal vez supieron ponerse a recaudo en el piso alto, como los enfermos del hospital Pocurull, que llevaron paraguas y mantas a la azotea.

De Clara García de Bravo, fotógrafa finisecular, nunca tuve noticias. Infiero que fue una de las siete mujeres registradas en el oficio por el censo de 1899.(1) La viuda de Gregorio Casañas, fotógrafo de Máximo Gómez en Narcisa y autor de un prolijo álbum sobre la Sagua de 1902, también gobernó su propio estudio.

Los primeros que hicieron posar a los sagüeros se sirvieron del daguerrotipo. Fueron el malogrado inventor Tomás González Elías, ingenioso joven que murió de viruelas, y don Francisco Albar. Ambos gabinetes se establecieron en 1854.(2)

Dos años después nació en la jurisdicción de esta ciudad Peter Henry Emerson, artista y teórico de la fotografía naturalista. De mayor, que se sepa, no volvió a Sagua. Residió en Inglaterra y se le considera un pionero en la concepción de la fotografía como arte. Existe una correpondencia de Emerson con su familia en la Villa del Undoso que no he podido consultar. Se conserva entre los papeles del fotógrafo, en los archivos de Norfolk. La relación con su ciudad natal fue más extensa de lo que pudiéramos pensar. A su matrimonio, un periódico británico aludió a la posesión familiar en la comarca sagüera.(3)

Pascual Pérez, a quien sus contemporáneos llamaban Stieglitz, era el fotógrafo favorito de la buena sociedad republicana. Guardo fotos de mis tías abuelas con el membrete de su estudio. El Stieglitz sagüero tuvo a su cargo el desaparecido fotorreportaje dedicado a la visita de Federico García Lorca. Fernando Ortiz también le encargó después algunas estampas del cabildo Kunalumbo, ilustre remanente de la Regla de Palo Monte.

Germán Puig, fotógrafo de la genealogía de Von Gloeden, me mostró algunas fotos familiares que hizo Pascual Pérez; me contó cómo de niño corría a disputarles las revistas que publicaban fotos de las estrellas de cine a las Cabrera, las señoritas de enfrente. Ellas –Herminia, Aurora, Hortensia- eran primas de mi abuelo. Tengo una foto de Herminia coronada por una guirnalda unos años antes del nacimiento de Puig, cuando la consideraban una de las bellezas de la ciudad. Por ahí me toca el apego a las imágenes llovidas y soy otro Germán corriendo a la casa de “las hortensias”: ajusto el rostro de Garbo a los atrezzos neorrománticos de Pascual Pérez; Hedy Lamarr inventa el daguerrotipo junto al inventor picado de viruelas.

Una foto perdida voy inventando.

__________
Notas:

(1) War Department, Office Director Census of Cuba: Report on the census of Cuba, 1899., Government Printing Office, Washington, 1900, p. 462.

(2) Antonio Miguel Alcover y Beltrán: Historia de la Villa de Sagua la Grande y su Jurisdicción, Imprentas Unidas de La Historia y El Correo Español, Sagua la Grande, 1905, p. 143.

(3) […] Peter Henry Emerson, Esq., M.R.C.S., etc., of Clare College, Cambridge, eldest son of the late H. E. Emerson, Esq., of the La Palma Estate, Sagua, Cuba […]. American, Cuban, and colonial papers please copy. The British Medical Journal: Births, marriages, and deaths, July 2, 1881, p. 33.


9 comentarios:

◊ Dissortat ◊ dijo...

Un relato muy [foto]gráfico.

Saludos, querido Maykel.

Maykel dijo...

El cuento no salió como esperaba. Quise hablar de Clara García de Bravo y terminé haciendo mi propia foto junto a Germán Puig. Ya estoy convencido: las palabras me gobiernan.

Un beso.

Félix dijo...

Y a Herman el fotógrafo, como a Germán la persona, estoy convencido de que le encantaría el rumbo del relato y las invenciones.
Algún día accederás a los archivos de Norfolk.
Un abrazo.

Leonel dijo...

Sucede a menudo que las palabras nos dominen, Maykel, pero sin dudas has escrito un optimo relato, y la foto perdida la has hecho con palabras, al menos yo la vi. Un abrazo.
Leo

Libélula dijo...

Eres genial, mágico, y por ello único.....

:)

Maykel dijo...

Ya veremos, Félix. De Sagua a Norfolk, de una isla a otra isla; veremos.

Maykel dijo...

Leo, la idea es vieja: objetos de las palabras en lugar de sujetos que las manejan. El mundo cuya finalidad es la escritura. Suena trasnochado y tiene su lógica rara, su ingenio de sofisma...

Bueno, un abrazo.

Maykel dijo...

Libélula, ya me reclamaron que deje de escribir sobre las libélulas, so pena de que los cocuyos se pongan celosos. Lo curioso es que últimamente solo veo libélulas...

Libélula dijo...

()
8===
()

Queridos Cocuyos, no os pongais celosos, las libélulas sólo se posan para escuchar cuentos de viajeros, y nada más. También nos gustan las luces de los cocuyos.

Besos alibelulados

()
8===
()