lunes, 29 de abril de 2013

De la noche del sábado...



De la noche del sábado sobreviven estas imágenes defectuosas. Encuadres incorrectos, desenfoques, escasa luz, composiciones previsibles las estropean; tienen la virtud de no haber sido  retocadas, si esa resignación a lo imperfecto poseyera un valor siquiera afectivo. Ninguno de los errores enumerados, creo, disminuye el misterio. Las debo al viento, y al parentesco de la sábana con el desprovisto paisaje.

Él estaba en la proa de este lado de la isla, como el mascarón de un barco fantasmagórico. La brisa de la costa isabelina le esculpía el carácter, no el cuerpo: se ensimismaba, dudaba, escondía las manos en el azul revuelto porque no le parecen hermosas.




5 comentarios:

Gino Ginoris dijo...

¿Azur?

No son tan malas.

Leydi dijo...

con cuánta sensibilidad lo escribes y lo escribes...
Claro que ninguno de los errores enumerados disminuye el misterio...

Maykel dijo...

Gino, ¿en verdad te parece un azul nobiliario?

No son tan malas, pero tampoco tan buenas, excepto por lo que no dicen, jajaja...

Un abrazo.

Maykel dijo...

Leydi, un beso.
Déjate ver, pequeña.

◊ dissortat ◊ dijo...

Un mascarón de proa, sí. Eso es. Y las manos cubiertas... En una posterior sesión de fotos, haz que solamente sus manos se vean, y entonces comprenderá que hay algo que destacará en ellas, y no será precisamente su falta de hermosura.

Un abrazo