domingo, 29 de julio de 2012

Cementerio de Guaracabuya




Oí a Henryk Górecki en el cementerio de Guaracabuya.
Era el mío un silencio crispado por la tramontana. 
No me infligía esta vez la Muerte su leve trato;
las tumbas a flor de tierra, los montículos
como la piel del Cristo de Isenheim, me reparaban con su sencillez,
poseían una ingenua mortandad que no destroza. 

Una música verdinegra que se gloría de su pátina
advierto en los cementerios del campo.

De muertos todos adquieren un tono atroz,
como el Cristo que pintó Grünewald para el asilo de Isenheim. 
El suelo de Guaracabuya está sembrado de cruces
y exhibe tal santidad.

6 comentarios:

William dijo...

Hola Maikel, estoy interesado en preguntarte dos o tres cosas sobre Guaracabuya. Vivo en Paris y me gustaria que me dejaras tu mail para poder escribirte por esa via. Saludos. Me encantan los posts que pones de sitios de esa provincia central. William.

Maykel dijo...

William, escríbeme: maykelgvivero@gmail.com

En facebook soy Abel Invernal.

Hablemos de Guaracabuya.

Un abrazo.

Noche dijo...

me encanta..todo..la foto,el cementerio,Gorecki y vos..

Alejandro dijo...

A veces lo cotidiano transcurre inadvertido. Ahora que te impresionaron las tumbas a flor de tierra en Guaracabuya me doy cuenta que solo las había visto así en la Sierra Maestra. Aunque imagino que existan en muchos pueblos de campo. Este cementerio tiene casi dos siglos; fue construido en 1814.
Llegado el momento me costará elegir: ¿la bóveda de mi familia o la tierra removida tantas veces del cementerio?

Me encantó esto: El suelo de Guaracabuya está sembrado de cruces/ y exhibe tal santidad.

Maykel dijo...

Claro, siempre pasamos por alto lo maravilloso cotidiano. Por eso a menudo, como sucede con los libros de viaje, los visitantes captan esencias vedadas a la visión de los nativos.

Un abrazo grande para ti.

Ledier Armas dijo...

WOW que lindo te quedo ese poema sobre el cementerio de mi pueblo qurido, la verdad es que Guaracabuya es una tierra muy inspirante ;)