miércoles, 26 de febrero de 2014

Ausente

El año pasado pugné en vano por asistir a un taller de género y comunicación. Creímos que sólo interesaría a las mujeres -explicaron mis jefes, que ya habían repartido las cinco plazas correspondientes a Radio Sagua.

En enero escribí al Instituto Internacional de Periodismo José Martí para inscribirme en un postgrado del mismo tema. Envíanos tu currículo -respondió una funcionaria-. Redacté laboriosamente un compendio que incluyó mis empresas académicas –un diplomado en literatura y género, por ejemplo-, además de una lista de los artículos que he escrito en mi perseverante activismo por los derechos LGBT en Cuba. Llené dos páginas. Después de una semana sin recibir respuesta volví a dirigirme al instituto. Iba a escribirte ahora mismo –se justificó la funcionaria- para comunicarte que sólo admitieron a tres periodistas de provincia y no estás incluido. Será para otra ocasión –concluyó-. Creí ingenuamente que no me admitían por mi condición de provinciano y repliqué: “no se preocupe por el alojamiento, yo podría conseguir un sitio en La Habana”. La funcionaria, ya impaciente, me remitió una respuesta lacónica: “no podemos admitirte esta vez”. Supe más tarde que al resto de los periodistas cubanos no les demandaron ningún currículo; encima, parece que la coordinadora del postgrado nunca recibió las dos páginas mías, según alguien averiguó.

Ayer, por último, escribí a mi amigo Francisco Rodríguez Cruz, periodista y activista LGBT, para que me asesorara en el propósito de asistir a la VI Conferencia Regional de ILGA (Asociación Internacional de Gays, Lesbianas, Bisexuales, Trans e Intersexuales). Tienes que pertenecer a alguna de las organizaciones miembros de ILGA -me informó-. Revisé la web: en Cuba sólo CENESEX y SOCUMES figuran en la membresía. De la escuetísima comunicación de Paquito inferí entonces que CENESEX repartirá a sus edecanes los escaños cubanos en la conferencia. No creo que nadie se pueda adherir voluntariamente a CENESEX, pues no es una asociación LGBT, sino una institución del Ministerio de Salud Pública. En cuanto a SOCUMES, la tengo asumida como una dependencia de CENESEX cuya influencia no trasciende el ámbito científico, posee escasa relevancia en materia de activismo e incluso se permite contradicciones cuando alude, en su Código de Ética, a conceptos tan impugnables como “la moral” y las “debilidades sexuales”. Cuando el código de SOCUMES afirma, en su artículo segundo, que el sexólogo debe proponerse “una permanente reflexión sobre sus cualidades y limitaciones o debilidades sexuales a fin de potenciar las primeras y controlar o superar las segundas de manera que no las transmita a los pacientes/clientes o educandos”, ¿a qué alude?

Revisemos: en unos sitios no me admitieron acaso por hombre y homosexual, la ausencia de otros se la debo a mi provinciana independencia. Le dije a mi novio que tengo muy mala suerte, pero al instante rectifiqué la frivolidad de esa afirmación: es el precio que pago. Los accesos son verticales. Casi nunca se demanda competencia ni activismo ni currículo; se prefieren los avales, las cartas de recomendación, las membresías…

CENESEX, que ahora administra la presencia de los cubanos en la conferencia de ILGA, es la misma institución que hace un año y medio descartó pronunciarse acerca de la homofobia del Censo de Población y Viviendas Cuba 2012. CENESEX, que muy democráticamente enlaza este blog en su sitio web, es en parte responsable de que no haya ninguna ONG cubana de legítimo carácter LGBT. Las trans de mi remota ciudad, las que se prostituyen por unos pocos pesos, no saben que ILGA estará en Cuba el próximo mayo. Las locas silbadas y agredidas que conozco no saben nada de SOCUMES. Las que se procuran hormonas y esculpen sus propios cuerpos sin auxilio médico en los parajes marginales de Cuba, no deben nada a CENESEX. Esta es la verdad: el rol de CENESEX en función del activismo LGBT ha tendido a la tácita contención, a la moderación y a la regulación, antes que al empoderamiento.

Ya Paquito me contará los pormenores de la conferencia. Estas negativas continuas sirvieron al menos para obligarme a volver al blog. Sigo en mi atalaya, ensimismado. Hoy sólo apura que me presten una grabadora para entrevistar a Daniela, la última trans agredida en las calles de Sagua la Grande. Preparo un reportaje para enviarlo a un encuentro de género y comunicación que acogerá Camagüey. Mi novio me alienta a producirlo entre ambos, aunque sea probable que sigamos ausentes…   


15 comentarios:

Negracubana dijo...

No te des aun por no-ido a la conferencia. Aplica en el sitio web, pide beca, no eres el unico que lo esta haciendo, En Proyecto Arcoiris, quienes te seguimos el anyo pasado en la denuncia del CENSO homofobico estamos haciendo de todo para ir. Comparto este post con mis colegas. Arriba muchacho no te dejes vencer. Quizas le preguntaste a la persona equivocada pero el mundo no termina ahi

Negracubana dijo...

Escribeme a negronacubaine@gmail.com

Omar dijo...

Maykel, una vez me prestaste La insufrible levedad del ser, porque no había leído el libro, y porque era difícil encontrarlo. Ahora te quiero regalar una cita del mismo, que no pude resistir me a copiar: "La evaluación y el examen de los ciudadanos es una actividad permanente, la principal de las actividades sociales en los países comunistas. Si a un pintor se le ha de autorizar una exposición, si un ciudadano debe obtener un visado para poder ir durante las vacaciones al mar, si un futbolista debe formar parte de la selección nacional, primero hay que reunir todos los dictámenes e informes sobre él (la portera, de los compañeros de trabajo, de la policía, de la organización del partido, de los sindicatos), luego estos son analizados, sopesados y resumidos por funcionarios especiales designados para estos fines. Pero aquello de lo que hablan esos dictámenes no se refiere a la capacidad del ciudadano para pintar, jugar al fútbol o si su salud necesita que pase las vacaciones junto al mar. Se refiere única y exclusivamente a lo que se dio en llamar «perfil político del ciudadano» (o sea, a lo que el ciudadano dice, a lo que piensa, al modo en que se comporta, a si participa en reuniones y en manifestaciones del primero de mayo). Dado que todo (la vida cotidiana, la carrera profesional y hasta las vacaciones) dependen de la evaluación que se haga del ciudadano, todo el mundo (si quiere jugar al fútbol en el equipo nacional, exponer sus cuadros o pasar las vacaciones junto al mar) tiene que comportarse de modo que la evaluación sea positiva." (La insoportable levedad del ser; Milan Kundera; p.102).

Maykel dijo...

No recordaba ese pasaje, Omar. Muchas gracias por revivirlo para mí.
Abrazos.

Maykel dijo...

Negracubana, ya te escribí. No me rindo todavía.

rafael dijo...

Qué tristeza que pasen estas cosas! Sí, los blogs son plataformas de resistencia.

Nelio Ariel Ochoa dijo...

Estimado Maykel,
no necesitamos ya un recambio biológico? No necesitamos trascender los seres humanos el concepto burocracia? De todas maneras, estas prácticas las hay en Argentina, no para el estudio, si para obtener alguna cosita...un privilegio, el cual por supuesto no está al alcance de todos. En los 90 hubo una obra de teatro de E. Pinti, donde tenía un testamento...
"YO, hombre del medio pelo argentino, en mis cabales y absolutamente responsable del momento que me toca morir, digo, vivir, dejo todo mi agradecimiento a las fuerzas vivas, muy vivas, yo diría avivadas, que me gobernaron con total falta de respeto e idoneidad profesional.

A los conservadores aristocráticos de la primera hora, les dejo un manual de Historia Argentina para que relean a ver dónde mierda dice que en una república democrática alguien puede creerse superior a los demás por cuestiones de linaje y casta, sobre todo, siendo hijos de inmigrantes como cualquiera, en nombre de esa prosapia trucha, con horrorosos latifundios dignos del peor señor feudal del medioevo en pleno siglo XX y cagarse en el pobre, insultándolo con una caridad que, en el 90% de los casos, es humillante e insuficiente...!!!

A los correligionarios radicales les dejo una brújula para que, al saber dónde está el sur y dónde está el norte, sepan también definirse entre la izquierda y la derecha o el centro en vez de ser alternativamente pseudo-bolches o gorilas conservas.

A los distinguidos camaradas de las izquierdas argentinas les dejo un manual titulado "¿Qué Es la Clase Obrera?", con modelo para armar incluído, a ver si así pueden explicarse qué les faltó para lograr un puto voto del laburante que, ante la confusión de prédicas que iban desde el hermetismo intelectual a la declaración de guerra de guerrillas, prefirieron (y esto debe ser único en el mundo) votar a la derecha o apoyar dictaduras populistas.

A los compañeros peronistas les dejo un manual de la contradicción perpetua y fanática donde se explica cómo un movimiento populista que luchó contra el conservadurismo puede llegar a ser un movimiento conservador (con dirigentes millonarios) que acusa de populistas a los que luchan contra los conservadores y cómo se puede glorificar a Evita haciendo todo lo contrario de lo que hacía ella. También les dejo un bombo para que lo conviertan en shopping y un CD. doble con canciones de Menem y música de Palito Ortega.

A los milicos que tengan menos espíritu de cuerpo.

Y a los curas que tengan menos cuerpo y más espíritu.

Y a las generaciones venideras sepan que hubo una vez un país muy rico, grande, lleno de buena gente al cual unos pocos pícaros avivados hijos de una gran puta......hundieron sin remedio."
Enrique Pinti. Recibe mis afectuosos saludos Ariel

Anónimo dijo...

No puedes pensar que los organizadores de todos estos encuentros encuentran en ti poco que aportar, solo la retorica de un intento de verborrea que no se acerca al real intento de teorizar.

Anónimo dijo...

Escudarte siempre en el macabro tejido discriminatorio que describes te hace tener poca vista de una realidad que tienes ante ti, no es ni por homofobia, ni por fatalismo de tu ciudad, ni por tu forma de pensar, abre tu mente y descubre que solo acumulas palabras adornadas y no ganadas con resultados tangibles en una isla que no termina en los Mogotes de Jumagua.

Maykel dijo...

Rafael, resistimos.
Ariel, necesitamos efectivamente se recambio. ¡Un abrazo!

Maykel dijo...

Anónimo.

Primero: estoy muy lejos del intento de teorizar -aunque he leído a los teóricos-, sólo soy un activista; segundo: la Isla no acaba en Jumagua, pero tampoco en el Túnel de La Habana; tercero: eres un mal "maykelólogo", no sabes nada de mi trabajo.
En tu tono se advierte una tirantez que, añadida al anonimato, obliga a sospechar que posees vínculos fraternales con algunas de las instituciones emplazadas aquí. Las diatribas se firman. Me agrada -para qué ocultarlo- que les haya llegado mi opinión.

Saludos.

Carlos Alejandro dijo...

Anónimo, evidentemente no conoces a Maykel o escribes asaeteado por la crítica que él hace.
Los que sí lo conocen saben de su interés y su empeño activo en contra de la discriminación en cualquiera de sus formas (Eso nunca lo ha cegado, como quieres hacer notar). Pero su obra no solo termina ahí, ni en los Mogotes de Jumagua. Por favor, lee su blog.
Por otro lado, yo sí estuve en el curso Género y Comunicación del Instituto Internacional de Periodismo, y comprobé que Maykel habría sido un gran aporte en los debates y clases. No tenía poco que decir, ni palabras vanas o adornadas, ni menos que nadie. ¿Puedes probar lo contrario?
Saludos.

Carlos Alejandro dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Admiro el activismo, pero el activismo en primera persona pretende suplantar un currículo exiguo.

Carlos Alejandro dijo...

Anónimo, es decir, Manuel Vázquez Seijido, asesor jurídico del Cenesex, ¿usted asume para sí todo el currículo de su institución? Entonces comience por cambiar la proyección del Cenesex. Hágala llegar verdaderamente a todas y todos, en todas partes de Cuba. Represéntenos. Exija el matrimonio igualitario... No sé, convénzanos de su protagonismo.