lunes, 2 de agosto de 2010

Die Liebe höret nimmer auf

-

¿A qué vino Edmard Enth, ingeniero y teniente condecorado en la Guerra Francoprusiana con la Cruz de Hierro? En San Jorge lo visitó una señora de carnes gélidas: frau Muerte, de porte germánico y tez desvaída. Enth nunca pensó morir de este lado del Atlántico.

¿Fueron las fiebres o el cólera? ¿Acaso un ataque de los insurrectos que ya habían asediado el lugar en 1871?

La enigmática muerte de Edmard Enth, de veinticuatro años, en un ingenio azucarero de Sagua la Grande, me obliga a conjeturar. ¿Quién era? ¿Por qué vino, con su traje militar y sus partituras de Schumann, a tocar en el piano de la mansión de San Jorge una música que se perdía en una urdimbre de aguas y trastornaba el estoicismo de las palmas? Su cruz, pendiente del pecho en las noches de convite, parecía una condecoración del derrotado; era la cruz de su destierro.

En la lápida de la tumba de Enth fue cincelado, con caracteres góticos, un texto en inglés que reza:

In Loving Memory of

W. Edmard Enth,

Engineer and Lieutenant

in the German army,

Decorated with the Iron Cross in the Campaign

1870-71

Born at Schöntal in Wurtemberg, March 29th 1851

Died at St Jorge in Cuba, May 6th 1875.



Y luego un epitafio alemán:

Die Liebe höret nimmer auf

I Cor. XIII. 8.


Nunca he estado en San Jorge. Manuel Piedra, coronel y memorialista, hacía el trayecto a caballo desde esta Villa del Undoso en el siglo XIX, pero esa ruta –el Camino del Inglés- ya no existe. Según Piedra, la residencia principal de San Jorge era un palacio de madera y cristal, a la moda norteamericana, coronado por una torre. Juan Antonio Morejón, historiador de Isabela de Sagua, refería la pervivencia del amo de la casa –no sé si Hemenway, comerciante de Boston- embalsamado y a la vista de los curiosos en uno de los salones. Por esa época era un enclave sombrío. Algunos años después, extinta la esclavitud, fue demolido por miedo a los espectros. El cementerio se llenó de maleza.

¿Y Enth? ¿Cómo fue que nadie lo reclamó? ¿Qué amor suyo hizo inscribir allí ese versículo? Die Liebe höret nimmer auf. «El amor nunca pasará».

¿Y cómo asegurarme de qué no pasará? ¿Es tal vez por eso, porque no ha pasado ni pasará, que escribo sobre Edmard después de tantos años? ¿Soy yo el único que ha pensado en él, que de seguro leía versos de Heine y amaba a Schubert como yo lo amo? ¿Soy el último que le ha dedicado un pensamiento a él, muerto un día lluvioso de mayo, echando de menos la bruma sobre el Rhin que bordea la comarca de Baden?

Pero la muerte debió ser, como la evoqué arriba, frau Muerte, una señora venida de Renania, a devolver la cruz en el pecho de Enth a su hierro germano. “Die Liebe” fue la razón que afincó a Edmard en la tierra del Undoso.

Así lo creo, mientras aguardo por ti, y no ceso de indagar si pasas o te quedas en mí, donde no puede tocarte la muerte cotidiana que navega por el Báltico y lacera mi antigua serenidad sobre los acantilados del Mar del Norte.

Fotos: Fuerte español en el antiguo ingenio Resulta.
Lápida de Edmard Enth.


5 comentarios:

Animal de Fondo dijo...

Qué entrada tan bárbara y tan poética, Maykel! Qué vino espeso es la vida y qué fuerte es la señora.
Un abrazote.

Dissortat dijo...

Es lógico que te hagas preguntas, pues parece un personaje decimonónico de novela de Dino Buzzati. La vida y la muerte del leutenant Enth, como mínimo, resulta atractiva, sobre todo la vida, que es lo desconocemos. ¿Qué es lo que le hace llegar a San Jorge? Hay otra cosa que dices en tu texto y que yo también he pensado siempre: la muerte es originaria de donde lo somos nosotros, nos alcance donde nos alcance. Si descubres más de Edmard Enth, cuentanosló.

Un abrazo

Yuris Nórido dijo...

Hermosa entrada. Es como el germen de una novela. Pensar que las lápidas de los cementerios -escuetas, uniformes- son el único testimonio de la vida de tantísima gente... Un abrazo.

Maykel dijo...

Dudo que aparezca algo más sobre Enth.
Hace tiempo que me rondaba su nombre como pretexto para examinar la perdurabilidad del amor que declara su epitafio.

Gracias a todos.

Abrazos.

Libélula dijo...

He estad lejos de este mundo, viajero... he cambiado doblemente de casa, como en un espejo..

esta es la dirección de una de ellas...

http://cartasylibelulas.blogspot.com/

Te quiero!